Hoja de datos - Al regresar a un edificio que se inundó

Loading...
Un edificio que ha sido dañado por el agua creciente de una inundación es probablemente un lugar peligroso. Si usted va a entrar a un edificio que se inundó, especialmente para limpiar, utilice material protectivo, incluyendo botas de hule o de suela dura, guantes de hule, una máscara desechable N-95 para polvo, y un casco y lentes de seguridad para el trabajo en las alturas, según recomendaciones del Texas Department of State Health Services, [Departamento Estatal de Servicios de Salud de Texas, DSHS por sus siglas en inglés].

Las heridas representan la amenaza mayor al regresar a una casa que se ha inundado. Dentro de los riesgos son los peligros de la electricidad y los estructurales, los agentes peligrosos, y la posibilidad de daño en las manos, en la espalda, en las rodillas o en los hombros. No se les debe permitir a los niños jugar dentro de los hogares que están siendo inspeccionado o que se están arreglando.

Los peligros eléctricos

Si el agua ha hecho contacto con los circuitos eléctricos, y especialmente si el agua subió arriba de las tomas de corriente, apague la electricidad desde el interruptor principal de circuito o apague el fusible de la caja de interruptores. No vuelva a encender la luz hasta que el equipo eléctrico haya sido arreglado e inspeccionado por un electricista autorizado. Consulte al inspector de estructuras de su condado. No entre a las áreas inundadas o a los edificios húmedos si está funcionando la electricidad.

Los peligros estructurales

Nunca suponga que las estructuras dañadas por el agua son seguras. Un ingeniero o inspector de estructuras necesita inspeccionar la estabilidad y la seguridad del edificio. Salga de inmediato si es que movimientos o ruidos extraños indican un posible derrumbe.

Los materiales peligrosos del hogar

Los materiales dañados en los edificios podrían contener asbesto y pintura con base de plomo. Si usted llega a necesitar extraer materiales que podrían contener asbesto o estar cubiertos de pintura con base de plomo, obtenga la ayuda de un asesor calificado para que le ayude a determinar lo que usted necesita hacer para remediar la situación.

Las aguas de inundación pueden causar que los envases de materiales peligrosos tales como plaguicidas, combustible o gasolina se derramen dentro de la casa. Comuníquese con su departamento de salud local o cuerpo de bomberos para que le ayuden si es que se percibe un olor de agentes químicos o bien si hay un envase derramado dentro de la casa.

Evite el contacto de la piel con los materiales contaminados o con el agua contaminada, y mantenga el área bien ventilada o, de preferencia, actúe con prudencia y salga afuera.

El daño

Tenga cuidado al manejar o levantar cosas pesadas como los muebles o los tapetes. Para evitar lesiones en la espalda, no levante cosas que pesan más de 50 libras. Cuando esté trabajando y levantando cosas, ponga botas de hule o botas con suela dura, preferiblemente las que tienen punta de acero.

Si un edificio ha estado inundado hasta el techo o si usted está trabajando en algo que esté más alto que sus hombros, debe usar un casco y lentes o visores de seguridad.

La fatiga

Usted tiene más probabilidad de sufrir una lesión cuando está cansado(a) y no está poniendo atención a los asuntos de seguridad de sentido común. Tome descansos a menudo y nunca tome alcohol cuando esté trabajando dentro de un edificio que haya sido dañado por una inundación.

Los riesgos a la salud

Quizá usted entre en contacto con peligros biológicos, los cuales puedan causarle una enfermedad al inhalar o tragar contaminantes. Algunos contaminantes como las bacterias o los virus podrían permanecer adentro de la casa después de la inundación, como también el hongo o el moho podría desarrollarse dentro de la casa después de que se haya retirado el agua.

Las bacterias y los virus

Algunos de estos organismos microscópicos, especialmente los de las aguas residuales, estarán contenidos adentro del agua de la inundación, y en el lodo y sedimento dejados por el agua de la inundación. Al tragar el sedimento o el agua de la inundación, usted podría desarrollar una enfermedad gastrointestinal (del tracto digestivo).

Debido a que es tanta el agua en las inundaciones, la concentración de los organismos estará diluida, y el riesgo de enfermedad es pequeño. Para reducir los riesgos, póngase guantes de hule mientras trabaja, no coma ni fume dentro del edificio y lávese las manos con mucha frecuencia.

Si se lesiona con una cortada o una punción que se encuentre expuesta al agua de la inundación, correrá el riesgo de contraer tétano. Debe vacunarse si acaso en los últimos cinco años no ha recibido la vacuna o una “dosis de refuerzo” contra el tétano. Las personas necesitan recibir la vacuna contra el tétano cada 10 años. Ninguna otra vacuna se recomienda debido a las inundaciones.

El hongo (el moho y el mildeu)

Muchos materiales de construcción, muebles y otros artículos que permanecen mojados por más de unos cuantos días se volverán mohosos. Las colonias de moho son un crecimiento velloso o unos parches blancos, verdes, cafés o negros que usted verá en las tablas de madera de la pared, en los muebles y gabinetes de madera, en la ropa, en los montantes de la pared y en la mayoría de las otras superficies.

El moho suelta pequeñas esporas y otras células en el aire, las cuales pueden causar una reacción alérgica como la fiebre de heno (tos, estornudos e irritación en los ojos), síntomas de asma, u otras enfermedades respiratorias que pueden ser serias. Algunos de los mohos quizá produzcan también unas toxinas que pueden causar muchas otras enfermedades. La contaminación por el moho puede ser muy severa dentro de un edificio que se inundó. El riesgo es mayor para las personas que padecen alergias o asma, y para los jóvenes o las personas de edad avanzada.

La exposición será mayor al mover o perturbar los materiales mohosos. Humedezca el moho con una solución jabonosa utilizando un atomizador antes de removerlo para así reducir la diseminación de más esporas. El moho puede enfermarle aún después de aplicar desinfectantes para eliminarlo.

Si usted entra a un edificio dañado por una inundación, póngase una máscara para el polvo o un respirador para reducir su exposición al moho. Busque una máscara con aprobación de “NIOSH” y con una calificación de N-95. Ambas insignias deberán estar en el respirador y el envase. Busque las máscaras en una ferretería o en una tienda de provisiones para la casa si no las tienen disponibles a través de su departamento de salud local.

Recuerde que las máscaras son desechables y deben ser descartadas a la basura al final del día. Lea y siga las indicaciones en el envase de la máscara.

Lo más importante que usted puede hacer para protegerse es utilizar el sentido común y el estar consciente de la seguridad y de los riesgos a la salud; y el no entrar a un edificio que claramente no sea seguro. Si usted tiene preguntas o necesita ayuda, hable con su departamento de salud local.

Para más información …

Actualización: El Instituto Nacional de Salud y Seguridad Ocupacional (NIOSH) Advierte Sobre Los Peligros De Limpieza Después De Una Inundación (www.cdc.gov/spanish/niosh/docs/floodSP.html)

Nota: Los enlaces a otros sitios externos son para propósitos informativos y no cuentan con el respaldo del Departamento Estatal de Servicios de Salud de Texas. Estos sitios también podrían no ser accesibles a personas con discapacidades.

Última actualización 30 de diciembre de 2013