La sífilis en los bebés resalta la importancia del cuidado prenatal y de hacerse pruebas y recibir tratamiento a tiempo

Comunicados de prensa

3 de octubre de 2019

Nueva ley estatal requiere de una prueba adicional durante el embarazo

Los funcionarios de salud pública de Texas recuerdan a los profesionales de la salud que hay una nueva ley que aumenta las pruebas de sífilis durante el embarazo. La ley de Texas ahora exige tres pruebas de sífilis: en el primer examen prenatal, durante el tercer trimestre y en el parto. El nuevo requisito entró en vigor el mes pasado, luego de que el estado detectara un fuerte aumento en el número de infecciones de sífilis transmitidas de madre a hijo.

Los casos de sífilis congénita reportados al Departamento Estatal de Servicios de Salud (DSHS) de Texas se duplicaron con creces el año pasado, como resultado de un aumento continuo de la sífilis entre las mujeres en edad fértil y un mayor esfuerzo de salud pública para detectar y rastrear los casos. En 2018 se presentaron 367 casos de sífilis congénita en Texas, un gran aumento comparado con los 164 casos en 2017. Además de los casos confirmados por laboratorio, esta cifra incluye a los bebés nacidos de mujeres con antecedentes de sífilis y sin tratamiento documentado.

“La sífilis congénita puede tener efectos devastadores en un niño”, explicó el Dr. John Hellerstedt, comisionado del DSHS. “El hacerse las pruebas según lo indica la nueva ley permitirá tratar la infección y evitar que el bebé sufra consecuencias permanentes”.

Se recomienda a los proveedores de atención médica que documenten de forma exhaustiva los tratamientos de la sífilis brindados y que los reporten a su departamento de salud local para que los bebés de las madres que recibieron tratamiento no sean contados erróneamente como casos.

El DSHS ha tomado una serie de medidas para detectar y reducir los casos de sífilis congénita en Texas, entre ellas:

  • Publicar hoy este aviso sanitario (en inglés) para los profesionales de la salud, que incluye pautas para las pruebas y tratamientos.
  • Contratar a un epidemiólogo de sífilis congénita y a un coordinador de estos casos para que dirijan los trabajos a fin de entender las causas de las infecciones maternas y fetales en Texas.
  • Fomentar la creación de equipos comunitarios que revisen los casos de sífilis congénita para identificar las barreras sistémicas a la atención y las formas de reducir dichas barreras. Actualmente varios equipos de revisión trabajan en Houston y San Antonio, y se prevé formar otros equipos en Dallas y el Valle del Río Grande.
  • Trabajar con otras jurisdicciones que reportan por lo menos 10 casos por año para iniciar revisiones internas de casos.
  • Buscar en los registros de nacimiento los casos que se hayan pasado por alto antes o durante el parto, para que las autoridades de salud pública puedan verificar el tratamiento o trabajar con los médicos para evaluar y examinar al bebé.
  • Hacer un seguimiento de las mujeres embarazadas que han tenido una infección previa de sífilis y carecen de un registro en el que conste que recibieron el tratamiento adecuado.

El aumento de los casos reportados se debe probablemente a la combinación de dos factores: una mayor incidencia de la enfermedad entre las mujeres, y una mayor vigilancia de la salud pública. La falta o el retraso en la atención prenatal sigue siendo un factor importante en el aumento de casos de sífilis congénita. Los funcionarios de salud hacen un llamado a las mujeres para que busquen atención prenatal lo más pronto posible durante el embarazo.

-30-

(Contacto: Chris Van Deusen, director de Relaciones con los Medios del DSHS, 512-776-7119)

Última actualización 03 de octubre de 2019