Texas investiga un caso de COVID-19 sin ninguna relación con viajes y sin exposición conocida

Comunicado de prensa
11 de marzo de 2020

Los funcionarios de salud pública de Texas están investigando un caso de COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus, en un residente del condado de Montgomery que no ha viajado fuera del estado ni ha tenido contacto identificado con otra persona que tenga COVID-19. El departamento de Salud Pública del condado de Montgomery continúa trabajando para determinar si existe una conexión con otro caso o si se trata de un caso de transmisión comunitaria. Existe transmisión comunitaria cuando una persona contrae una enfermedad por causas de origen desconocido.

"Ante la posibilidad de que se extienda en una de nuestras comunidades, ahora es el momento de intensificar nuestros esfuerzos para detener la propagación de la COVID-19 en todas nuestras comunidades", expresó el Dr. John Hellerstedt, comisionado del DSHS. "Todos debemos tomar medidas preventivas personales como lavarnos las manos, desinfectar los hogares y negocios, y quedarnos en casa si estamos enfermos. También es de vital importancia prestar atención a las directrices de las autoridades locales, porque podría haber llamados a tomar medidas comunitarias más amplias, dependiendo de la situación en la zona".

"Desde un principio, el estado de Texas previó la posibilidad de que la COVID-19 se transmitiera en la comunidad, y las estrategias proactivas que tenemos en marcha se elaboraron tomando en cuenta este mismo escenario", ha explicado el Gobernador Abbott. "El personal en el estado está capacitado y equipado para hacer frente a esta situación, y trabaja activamente para mitigar el impacto de la transmisión en la comunidad. Los líderes estatales y sus distintas dependencias, incluyéndome a mí, estamos en constante contacto con nuestros colaboradores federales y locales para asegurar que las comunidades en Texas tengan los recursos y la información más actualizada con el fin de proteger la salud pública. Texas está preparado con los protocolos necesarios para enfrentar este desafío, y animo a toda la población de Texas a seguir las pautas preventivas de las dependencias estatales, federales y locales".

Las siguientes son medidas que todos podemos adoptar para prevenir la transmisión de la COVID-19:

  • Lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón durante por lo menos 20 segundos. Si no hay agua y jabón disponibles, usar un desinfectante de manos a base de alcohol.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca sin antes lavarse las manos.
  • Evitar el contacto cercano con personas enfermas.
  • En caso de estar enfermo, quedarse en casa.
  • Cubrirse la boca con un pañuelo desechable al toser o estornudar, y luego lavarse las manos.
  • Limpiar y desinfectar los objetos y superficies que se tocan con frecuencia.

Además, las autoridades locales podrían aplicar medidas como la suspensión de eventos con grandes concentraciones de público, el cierre de lugares donde se reúnan muchas personas, y animar a la gente a mantener una distancia de seis pies entre una persona y otra. Los residentes deben vigilar la situación en su zona y seguir las recomendaciones de los responsables locales.

Minimizar la exposición es especialmente importante para las personas mayores de 65 años o que tengan un problema de salud subyacente, como una enfermedad cardiaca o pulmonar, diabetes, presión arterial alta o cáncer. Las personas en esos grupos corren un mayor riesgo de desarrollar una enfermedad grave si contraen la COVID-19, y lo más seguro para ellas durante un brote será quedarse en casa, tanto como sea posible, y minimizar el contacto cercano con otras personas. Con el fin de que estén preparadas, deben hablar con su médico sobre la posibilidad de obtener medicamentos recetados suplementarios y tener a la mano suficientes productos de uso doméstico, así como comestibles, para quedarse en casa el tiempo que sea necesario.

Se pueden realizar pruebas en laboratorios de salud pública y privados, y la disponibilidad para realizar estas pruebas sigue aumentando. Las personas que experimenten síntomas de COVID-19 como fiebre, tos y dificultad para respirar, deben ponerse en contacto con su proveedor médico y seguir las instrucciones que este les proporcione para ser evaluadas.

Hasta la fecha, en Texas se han registrado 21 casos confirmados o con sospecha de COVID-19. El DSHS está publicando la última información, orientación para el público, proveedores médicos y otros, y actualizando a diario los recuentos de casos en dshs.texas.gov/coronavirus-sp.


-fin del comunicado-

(Contacto: Chris Van Deusen, director de Relaciones con los Medios del DSHS, 512-776-7119)

Última actualización 11 de marzo de 2020