Texas confirma la primera muerte en el caso de un paciente con COVID-19

Comunicado de prensa
17 de marzo de 2020

El Departamento Estatal de Servicios de Salud (DSHS) de Texas ha confirmado el primer caso de muerte de un residente de Texas que dio positivo en la prueba de COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus. El paciente era un hombre mayor de 90 años, residente del condado de Matagorda y había sido hospitalizado. El DSHS está investigando la fuente de infección y determinando con qué personas tuvo contacto cercano el paciente mientras estaba enfermo, con el fin de aislarlas, monitorear sus síntomas y realizarles pruebas, según sea necesario.

“Con profunda tristeza nos enteramos hoy de que un conciudadano texano ha muerto a causa de la COVID-19”, dijo el Gobernador Greg Abbott. “La Primera Dama y yo enviamos nuestras más profundas condolencias y oraciones a los familiares y seres queridos en estos momentos de dolor. El estado de Texas sigue vigilante en nuestros esfuerzos por mitigar la propagación del coronavirus y seguirá haciendo todo lo posible para proteger a nuestras poblaciones más vulnerables y asegurar que los texanos tengan acceso a los recursos de pruebas y tratamiento”.

Las personas mayores de 65 años o que tienen un problema de salud subyacente, como una enfermedad cardiaca o pulmonar, diabetes, presión arterial alta o cáncer, tienen un mayor riesgo de desarrollar una enfermedad grave si contraen la COVID-19. Lo más acertado para ellas durante un brote es quedarse en casa tanto como sea posible y minimizar el contacto cercano con los demás. Las personas en esos grupos que se enfermen deben ponerse en contacto con un proveedor médico lo antes posible y seguir sus instrucciones.

“Una muerte en Texas muestra la gravedad de la situación”, dijo el Dr. John Hellerstedt, comisionado del DSHS. “Es sumamente importante para todos nosotros que tomemos medidas para proteger a nuestros ciudadanos más vulnerables. Trabajando juntos, podemos reducir la propagación de la COVID-19 y asegurar que el sistema de salud tenga la capacidad necesaria para atender a los que más lo necesitan”.

Las siguientes son medidas que todos debemos adoptar para prevenir la transmisión de la COVID-19:

  • Lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón durante por lo menos 20 segundos. Si no hay agua y jabón disponibles, usar un desinfectante de manos a base de alcohol.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca sin antes lavarse las manos.
  • Evitar el contacto cercano con personas enfermas.
  • En caso de estar enfermo, quedarse en casa.
  • Cubrirse la boca con un pañuelo desechable al toser o estornudar, y luego lavarse las manos.
  • Limpiar y desinfectar los objetos y superficies que se tocan con frecuencia.

Los funcionarios de salud pública aconsejan además a los residentes que limiten el riesgo de exposición evitando las reuniones numerosas y los lugares concurridos, practicando medidas para una buena higiene personal y continuando con sus propios preparativos en caso de que necesiten quedarse en casa durante dos semanas. El DSHS también insta a la población a seguir las recomendaciones de los responsables locales sobre otras acciones comunitarias que ayuden a detener la propagación de la enfermedad.

El DSHS está publicando la última información, orientación para el público, proveedores médicos y otros, y actualizando a diario los recuentos de casos en www.dshs.texas.gov/coronavirus.


-30-

(Contacto para los medios informativos: Chris Van Deusen, director de Relaciones con los Medios del DSHS, 512-776-7119)

Última actualización 17 de marzo de 2020