Hoja de datos - La fiebre viral hemorrágica y el bioterrorismo

Loading...

hoja de datos

¿Qué son las fiebres virales hemorrágicas?
Las fiebres virales hemorrágicas (VHF) son un grupo de enfermedades causada por varias y diferentes familias de virus. En general el término “fiebre viral hemorrágica” describe problemas severos que afectan a varios sistemas de órganos del cuerpo. Normalmente, el sistema completo de vasos sanguíneos se daña y el cuerpo tiene problemas para regularse a sí mismo. Los síntomas seguido incluyen el sangrado, pero el sangrado en sí raramente pone en peligro la vida. Las fiebres VHF son causadas por virus de cuatro familias:

  • El Arenavirus que incluyen la fiebre de Lassa, y la fiebre hemorrágica Argentina, Boliviana, Brasileña y Venezolana;
  • El Filovirus que incluye al virus Ébola y al virus Marburg;
  • Los de la familia del Bunyavirus que incluyen el Hantavirus y el Rift Valley Fever;
  • Los Flavivirus incluyen a la fiebre amarilla y a la fiebre del dengue.

¿Pueden las fiebres virales hemorrágicas representar una amenaza si son utilizadas por el bioterrorismo?
Los virus de la fiebre viral hemorrágica pueden ser muy infecciosos, y los brotes epidémicos de VHF pueden resultar en un elevado índice de muerte. Los virus de Ébola y de Marburg son los virus de fiebres virales hemorrágicas que con más probabilidad se utilicen como armas biológicas. Se ha intentado utilizar estos virus como armas, al aerosolizar los líquidos infectados del cuerpo o el excremento de los roedores.

¿Cómo se propagan las fiebres virales hemorrágicas?
En la naturaleza, los virus que causan la fiebre hemorrágica normalmente se transmiten de los ratones, las pulgas y las garrapatas a los seres humanos. Las personas pueden contraer la infección al entrar en contacto con la orina, las materias fecales, la saliva o cualquier otro tipo de líquido corporal que proviene de los roedores infectados. Las pulgas y las garrapatas transmiten los virus cuando pican a las personas o cuando las personas aplastan las garrapatas. Los huéspedes de algunos de los virus tales como el de la Ébola y Marburg, no se conocen. Algunos de los virus tales como el de Ébola, el de Marburg y el de Lassa pueden propagarse de persona a persona por medio de contacto directo con la sangre infectada o con los órganos, o indirectamente a través del contacto con los objetos contaminados como las jeringas o agujas que están contaminadas con los líquidos infectados del cuerpo.

¿Cuáles son los síntomas?
Los síntomas varían de acuerdo a las diferentes familias de los virus, pero los primeros signos frecuentemente incluyen una fiebre repentina, debilidad, dolor muscular, cansancio, dolor de cabeza y dolor de garganta. Los pacientes que padecen los casos severos de VHF, seguido muestran signos de sangrado por debajo de la piel, en los órganos internos; o de la boca, ojos u oídos. Los pacientes muy enfermos quizá también presenten una crisis del sistema nervioso, delirio, ataques y podrían entrar en estado de shock y coma. Algunos tipos de VHF se encuentran ligados a la falla de los riñones. El porcentaje de muerte entre los casos depende del tipo de la familia del virus, pero puede ser tan elevado y alcanzar hasta un 90 por ciento en el caso del virus de Ébola.

¿Qué tan pronto aparecen los síntomas?
Los síntomas principian de 2 a 21 días después de la infección, dependiendo del virus en específico.

¿Cómo se tratan las fiebres hemorrágicas virales?
No hay tratamiento o curación para las enfermedades hemorrágicas virales. La atención de mantenimiento incluye el mantenimiento de los líquidos del paciente, la observación de los niveles de oxígeno y los de la presión, y el tratamiento de cualquier infección. El Ribavirin, un medicamento antiviral, ayuda en el tratamiento de algunas personas que padecen fiebre de Lassa.

¿Existe una vacuna contra la enfermedad?
En la actualidad existe una vacuna para la fiebre amarilla y para la fiebre hemorrágica Argentina. No se han creado ningunas otras vacunas para prevenir los virus VHF.

¿Cómo me puedo yo proteger?
Evite el contacto cercano físico con las personas que padecen la infección y con sus líquidos corporales. Las personas infectadas quizá tengan que ser aisladas, y todos aquellos quienes atienden de estas personas deberán usar ropas protectoras. Si usted ha tenido un contacto casual con un paciente que padece un virus VHF, tómese la temperatura dos veces al día, por un periodo de tres semanas después del contacto. Si cualquier síntoma aparece, dígale a su doctor que usted se expuso a un virus VHF.

¿Qué es lo que las organizaciones de salud pública están haciendo acerca de la posibilidad de un brote epidémico?
Las agencias locales, estatales y federales de salud pública están trabajando activamente con quienes proporcionan atención de salud, con los hospitales, con los grupos de personas encargadas de atender casos de emergencia, con los laboratorios, con los veterinarios, y con otras personas para prepararse en caso de que lleguen a surgir brotes epidémicos numerosos, y para enfrentar desastres biológicos de todo tipo, incluyendo las fiebres virales hemorrágicas. Si hay sospecha de que la acción haya sido causada por un acto de bioterrorismo, el Department of State Health Services notificará al CDC, al FBI y a las otras autoridades correspondientes.

¿Adónde puedo ir para obtener más información?
Llame a su departamento de salud local. La información acerca de las fiebres virales hemorrágicas la puede obtener en el sitio de Internet del Department of State Health Services y en el sitio de Internet del CDC.

Nota: Los enlaces a otros sitios externos son para propósitos informativos y no cuentan con el respaldo del Departamento Estatal de Servicios de Salud de Texas. Estos sitios también podrían no ser accesibles a personas con discapacidades.

Última actualización 15 de febrero de 2011