La seguridad ante la propagación del fuego

Loading...

Las propagaciones de fuego son comunes en Texas, especialmente después de largos períodos de sequía. Se pueden propagar rápidamente y producir humos peligrosos, amenazando la propiedad, la vida y la salud. Ayude a reducir sus riesgos aprendiendo a responder.

¿Qué es lo que necesito saber sobre una propagación de fuego en mi área?
Esté preparado para evacuar. Cuando la amenaza de las propagaciones de fuego sea considerable, esté sintonizado a la radio local, televisión, o bien obtenga información en línea del Servicio Nacional Climatológico NOAA sobre La radio del tiempo de la NOAA en: http://www.nws.noaa.gov/nwr/indexsp.htm.
Esté preparado a evacuar inmediatamente. El tomar las siguientes precauciones le puede ayudar a evacuar con seguridad y rápidamente:

  • Estacione su auto en la dirección de escape y mantenga las ventanas subidas para evitar que entre el humo.
  • No deje que los niños o los otros miembros de la familia se aparten lejos de casa.
  • Use ropa protectora (mangas largas y pantalones largos) y tenga un pañuelo en su bolsa para proteger su cara.
  • Confine a todas las mascotas en un cuarto o área del patio para que pueda reunirlos rápidamente.
  • Deje las luces de su hogar encendidas para que los bomberos puedan ver a través de la densidad del humo.
  • Antes de irse, llame a un contacto de fuera de su ciudad y dígales a dónde planea ir.

¿Cuáles son las amenazas de la propagación de fuego?
El fuego puede representar amenazas serias a la salud, especialmente si usted tiene una enfermedad crónica del corazón o del pulmón. Los niños y adultos mayores de edad también tienen mayor riesgo. Aún las personas sanas pueden verse afectadas por situaciones de mucho humo.
El humo proveniente de fuegos que se originan en la naturaleza es una mixtura de gases y finas partículas provenientes de los árboles y plantas que se queman. Puede hacerle daño a sus ojos, irritar su sistema respiratorio y empeorar los síntomas derivados de condiciones pre-existentes. Los síntomas comunes de la exposición al humo incluyen:

  • Toser
  • Picazón en la garganta
  • Irritación en los senos nasales
  • Dificultad respiratoria
  • Dolor en el pecho
  • Dolores de cabeza
  • Ardor en los ojos
  • Nariz que moquea

Si usted experimenta cualquiera de estos síntomas, tome las siguientes medidas:

  • Limite las actividades al aire libre lo mayor posible. Cuando tenga que ir afuera, use una máscara protectora de un índice No-95 y evite el esfuerzo físico.
  • Mantenga las ventanas y puertas de su casa cerradas.
  • Prenda el aire acondicionado con la entrada de aire fresco cerrada y utilice filtros particulados de alta eficiencia (HEPA).
  • Evite cocinar lo más posible.
  • No queme velas o use las chimeneas.
  • No use aspiradoras que puedan esparcir el polvo que ya se encuentra adentro de su casa.
  • Mantenga sus vías respiratorias húmedas al beber mucha agua. Para aliviar la resequedad, respire a través de una tela húmeda y tibia.
  • Si experimenta dolor en el pecho, opresión en el pecho o falta de respiración, comuníquese con su doctor.
  • Si tiene asma o alguna otra condición pulmonar, siga las instrucciones de su doctor. Si su condición empeora, comuníquese con su doctor.

Nota: Los enlaces a otros sitios externos son para propósitos informativos y no cuentan con el respaldo del Departamento Estatal de Servicios de Salud de Texas. Estos sitios también podrían no ser accesibles a personas con discapacidades.

Última actualización 11 de febrero de 2011